Saltar al contenido | Saltar al menú principal | Saltar a la secciones

Declaración final

Nosotros, 200 hombres y mujeres líderes de organizaciones campesinas nacionales, regionales e internacionales, de grupos de la sociedad civil y movimientos sociales y de las principales instituciones académicas y de investigación de cuatro continentes del mundo –áfrica, América, Asia y Europa- nos hemos reunido en Bilbao, España, con motivo de la Conferencia Mundial de Agricultura Familiar bajo el lema "Alimentar al mundo, Cuidar el Planeta".

Agricultura Familiar, nuestra alternativa de futuro

Hoy en día, en nuestro mundo, 3.000 millones de personas viven en zonas rurales (Banco Mundial 2007). La mayoría de ellas pertenecen a familias que se dedican a la agricultura o a la ganadería familiar, donde el marido y/o la esposa junto con los otros miembros del hogar están involucrados directamente en los procesos de producción y en muchas otras actividades de la explotación agrícola, y donde la agricultura / ganadería / acuicultura / silvicultura es la principal fuente de subsistencia de la familia. A menudo, tienen acceso limitado a la tierra y a otros recursos capitales y tecnológicos necesarios para hacer de la agricultura una empresa viable. En la actualidad hay 1.500 millones de hombres y mujeres agricultores trabajando en 404 millones explotaciones de pequeño tamaño de menos de 2 hectáreas (IAASTD 2009), 410 millones recolectando las cosechas ocultas de los bosques y sabanas (ETC 2009), entre 100 y 200 millones son pastores (Convention on Biological Diversity 2010), 100 millones son pescadores artesanales (Kura et al. 2004); y 370 millones pertenecen a comunidades indígenas (IFAD 2009) de los que la gran mayoría están vinculados a la agricultura. Además, 800 millones de personas cultivan huertos urbanos (World Watch Institute 2007).

La Agricultura Familiar representa un sector de valor estratégico debido a su función económica, social, cultural, ambiental y territorial. Los hombres y mujeres dedicados a la agricultura familiar producen el 70% de los alimentos del mundo. La agricultura familiar es la base de la producción sostenible de alimentos destinados a la seguridad alimentaria y a la soberanía alimentaria, de la gestión ambiental de la tierra y su biodiversidad y de la preservación de la importante herencia sociocultural de las comunidades rurales y las naciones.

Nuestros problemas y desafíos

Los agricultores familiares de todo el mundo se ven muy afectados por las crisis interconectadas de alimentos, combustible, financiera y el cambio climático. Muchas de las políticas que se aplican para responder a estas crisis son desfavorables y no responden a las condiciones de los agricultores familiares. Es lamentable que el actual modelo económico dominante y muchas políticas de gobiernos y organizaciones internacionales en general descuiden o incluso pongan en desventaja a la Agricultura Familiar y a los miles de millones de personas que participan en las explotaciones agrícolas familiares. El acaparamiento de tierras representa hoy en día una amenaza importante para la agricultura familiar y la producción sostenible de alimentos. Muchas familias de agricultores, incluidos los pequeños agricultores, las comunidades indígenas y los pastores, se ven privados de sus bienes a través de la "adquisición" forzada de sus tierras para establecer vastos dominios de industrias orientadas a la exportación y cultivos alimentarios. Las familias de agricultores a menudo tienen poco acceso y control sobre los mercados y sobre la información de mercado, y un poder de negociación muy débil para fijar los precios de sus productos. En los últimos años, la volatilidad vertiginosa de precios de los alimentos ha agravado la situación.

Las mujeres agricultoras desempeñan un papel vital en la producción, así como en el suministro de alimentos para sus familias y sus comunidades. Ellas son las guardianas del medio ambiente, así como de una agricultura más tradicional, menos intensiva y más eficiente en el empleo de los insumos. Ellas son las líderes en los esfuerzos de conservación natural y genética, desde la selección de semillas hasta la siembra, cosecha, almacenamiento y procesamiento. Sin embargo, su aportación está subestimada y la mayoría de las políticas y programas agrícolas no son sensibles a las necesidades específicas de las agricultoras. Las mujeres no tienen acceso a la tierra ni control sobre ella, tampoco tienen acceso a los mercados ni a la educación y carecen de una voz política en las organizaciones de agricultores y en los órganos de gobierno. Se enfrentan a la discriminación de género en el hogar y en la sociedad día a día. Estos factores reducen su capacidad de contribuir y beneficiarse del desarrollo agrícola y aumentan su vulnerabilidad.

Nuestros jóvenes no tienen el apoyo económico y educativo que les motive a permanecer en el campo y, por tanto, optan por emigrar de su región sin ser capaces de llevar a cabo su deseo de seguir viviendo, creando y produciendo vida en su propio espacio.

Nuestras reivindicaciones A. A nivel general

Para mejorar las condiciones de los hombres y mujeres dedicados a la agricultura familiar y liberar todo su potencial como agentes principales en la lucha para acabar con la pobreza y el hambre en el mundo, tenemos que fortalecer su voz, transformar las instituciones y abogar por políticas que respondan a sus necesidades.

  1. Fortalecer las organizaciones y los movimientos de agricultores familiares para aumentar su influencia sobre las políticas, las instituciones y los mercados, para asegurar el acceso a los recursos que necesitan, y para asegurarse de que sean inclusivos y actuar positivamente en favor de los más marginados (mujeres, jóvenes, pueblos indígenas, etc.).
  2. Asegurar que las instituciones públicas y privadas son responsables ante las familias de agricultores y proporcionar servicios específicos de calidad (es decir, infraestructura, extensión, investigación e innovación tecnológica, información, difusión pública, educación, respuestas de emergencia, etc.) que otorguen a las familias de agricultores conocimientos, capacidades y beneficios.
  3. Definir las inversiones y el desarrollo de políticas, en consulta con las organizaciones de agricultores familiares que se dedican específicamente a atender las necesidades de la Agricultura Familiar (es decir, acceso a inversiones a pequeña escala, disponibilidad / adquisición local de alimentos, almacenamiento, bolsa familia, etc.) y para redistribuir la riqueza y las oportunidades para reducir la inequidad en género, y las desigualdades en el acceso a los recursos críticos (tierra, agua) y servicios (finanzas, tecnologías, protección social).

B. Hacemos un llamamiento a nuestros gobiernos, en relación a

  1. Garantizar el acceso y el control de los agricultores familiares sobre los recursos naturales, principalmente tierra, agua, bosques y semillas. Garantizar el derecho a la tierra de las mujeres y hombres agricultores familiares, pastores y pueblos indígenas, el derecho a los recursos pesqueros de las comunidades pesqueras, y el derecho a empleos dignos y salarios justos para los trabajadores agrícolas. Los bosques, las tierras y las semillas no son mercancías, son espacios de vida y componentes clave para la vida. Continuar con las reformas agrarias y proteger a los agricultores familiares contra el acaparamiento de tierras. Asegurar el reconocimiento legal de los derechos de propiedad de la comunidad. Fortalecer los procesos de registro de la propiedad de la tierra con la valiosa participación de las organizaciones de agricultores familiares.
  2. Promover enfoques agroecológicos sostenibles por y con los agricultores familiares. Invertir junto con los agricultores familiares en sistemas, tecnologías y prácticas de modelos de agricultura sostenibles, agro-ecológicos, respetuosos con el medio ambiente, que aseguren la gestión adecuada de los recursos naturales (tierra, suelo, bosques, agua), la sostenibilidad del medio ambiente y la biodiversidad, la resilencia climática, un amplio uso de los recursos locales y de la sabiduría local, y el control de los agricultores sobre sus propias semillas.
  3. Garantizar el acceso y mayor poder de mercado de los agricultores familiares Proveer un ambiente apropiado para que los agricultores familiares puedan producir y comercializar productos de forma colectiva a lo largo de todas las líneas de productos básicos y apoyar la creación de valor añadido en sus explotaciones. Invertir en el fortalecimiento de las capacidades de los agricultores familiares y sus organizaciones para mejorar su interacción con los mercados locales, nacionales y regionales. Apoyar la generación de valor añadido de los productos procedentes de la agricultura familiar con el fin de crear empleo y mejorar los ingresos. A nivel macroeconómico, realizar un análisis crítico de la OMC (Ronda Doha) y los Tratados de Libre Comercio, mientras se impulsa la reforma y la integración de los mercados regionales que protegen a los agricultores familiares contra los efectos de la volatilidad de los precios. Garantizar que los productos agrícolas y alimenticios no son objeto de especulación perversa.
  4. Promover el empoderamiento de la mujer y la equidad de género. Reconocer a las mujeres como conductoras y agentes de cambio de la agricultura. Incorporar el género en los aspectos clave de las investigaciones agrícolas participativas, en el diseño de políticas, en su ejecución, en el seguimiento y las evaluaciones. Eliminar la discriminación de género en las legislaciones nacionales (especialmente en cuanto a la tenencia de tierras y el ganado, acceso a los recursos y derechos contractuales) y asegurar que las leyes específicas se ponen en práctica. Facilitar la participación de las mujeres en todas las iniciativas de toma de decisiones a través de las cuotas obligatorias, al menos el 40%, capacitación en liderazgo, intercambio de información y visibilidad. Proporcionar fondos para créditos sensibles al género, sistemas de ahorro, servicios de transporte y de salud que apoyen a las mujeres agricultoras. Aumentar el número de mujeres agentes de extensión y formar a los hombres agentes de extensión para ser más sensibles a temas de género. Inversiones dirigidas a mejorar el conocimiento, la formación y la innovación con respecto a la producción sostenible y la conservación
  5. Fortalecer las organizaciones de agricultores familiares. Reconocer a las organizaciones de agricultores como socios principales en la toma de decisiones y en la prestación de servicios agrarios mediante la creación de espacios institucionalizados de participación, incentivos para que las y los agricultores puedan administrar sus asociaciones y cooperativas de manera independiente y creíble, ya sea según criterios geográficos y de líneas de productos,, mediante la concesión de subvenciones, donaciones , préstamos o proyectos de cooperación a través de sus organizaciones.
  6. Promover la agricultura entre los jóvenes. Desarrollar políticas y ofrecer programas que hagan de la agricultura un reto, una carrera/vocación significativa, más atractiva, rentable y de confianza para la juventud, a través de la aplicación de tecnologías modernas y adecuadas para generar  valor añadido y basadas en las TICs, inspirándoles a nuevas innovaciones en la agricultura. Todo esto teniendo en cuenta la juventud urbana, que también tienen que encontrar ese significado para establecer el vínculo necesario entre la agricultura rural y peri-urbanas.

C. A nuestros socios, instituciones intergubernamentales y procesos:

Hacemos un llamamiento a la FAO para mantener la colaboración con las organizaciones de agricultores familiares en la consecución del Año Internacional de la Agricultura Familiar y para declarar la Agricultura Familiar el tema central del Día Mundial de la Alimentación 2014.

Hacemos un llamamiento al Comité de Seguridad Alimentaria en su 37ª Sesión del 17 al 22 de octubre de 2011 en Roma para responder a las peticiones básicas de la campaña de AIAF y ayudar a promover los ideales y la agenda prioritaria de la agricultura familiar en su proceso de regionalizar y descentralizar el proceso de reforma del CSA en el futuro inmediato

Hacemos un llamamiento al Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) para apoyar a las OAs y a las instituciones de desarrollo rural en la realización de planes de acción prioritaria en relación con la promoción de la agricultura familiar. En particular, para poner de relieve el orden del día, junto con el Comité Directivo del Foro Campesino, en la FAFO 2012.

Hacemos un llamamiento a la Comisión de Desarrollo Sostenible (CDS-PNUMA) para que reconozcan la importancia de la llamada del AIAF y garantizar que se le da relieve, junto con otros muchos programas importantes de desarrollo en las actividades preparatorias para el proceso de Río+20 en 2012.

También hacemos un llamamiento a la Comisión sobre la Condición de la Mujer (CSW-UNWOMEN) en su sesión de 2012 para que reconozca la petición de AIAF como tema para la próxima sesión sobre mujeres rurales.

Hacemos un llamamiento a las asociaciones regionales gubernamentales, tales como ASEAN, SAARC, Unión Africana, Comunidades Económicas Regionales (CER), Comunidad Andina, MERCOSUR, UE, etc. para reconocer la agricultura familiar a través de nuestros respectivos gobiernos nacionales y promover el marco de políticas coherentes y programas de apoyo a pequeños agricultores.

Nuestros compromisos

Como organizaciones de agricultores a nivel nacional, regional e internacional, nos aseguraremos de que tenemos los instrumentos de gobierno que garanticen la legitimidad, la representatividad, la democracia y la inclusión de las mujeres, los jóvenes y los marginados. Vamos a reforzar nuestra capacidad para operar profesionalmente y capacitar a nuestros miembros, económica, social y políticamente. Nos comprometemos a apoyar los esfuerzos de nuestras mujeres miembros para hacerse valer mediante la creación de espacios para su acción colectiva y su participación en el liderazgo, así como ayudando a fortalecer su capacidad para reclamar sus derechos a la tierra, a recursos financieros, técnicos y de otros tipos.

Como movimientos sociales, instituciones académicas y de investigación y otras organizaciones de la sociedad civil, vamos a apoyar a las organizaciones de agricultores en su capacidad de construcción, políticas de investigación, promoción y potenciación, siempre reconociendo y respetando su autonomía y capacidades y trabajando en auténtica asociación con ellos.

Juntos nos comprometemos, en solidaridad, a impulsar con fuerza estas reclamaciones con urgencia y dedicación, durante el año que viene y el futuro inmediato.

RATIFICADO POR

Organizaciones de Agricultores Familiares

  • AFA. Sudeste Asiático
  • ANAMAR. Costa Rica
  • APRAPAM. Senegal
  • CAOPA. áfrica
  • CIFA. India
  • CNOP. Camerún
  • CONTAG. Brasil
  • COPROFAM. Sudamérica
  • CONVEAGRO. Perú
  • EAFF. Este de áfrica
  • ENBA. España
  • FADEMUR. España
  • Federación Agraria Argentina
  • Federación de Cooperativas Agrarias de Euskadi. España
  • FEMUPROCAN. Nicaragua
  • Jeunes Agriculteurs. Francia
  • Movimiento Unitario Campesino y Etnias de Chile
  • PAFFO. áfrica
  • PROPAC. Centro de áfrica
  • Unió de Pagesos de Cataluña. España
  • Unión de Uniones de agricultores (La Rioja). España
  • UPA. España
  • WAMTI. Indonesia

Organizaciones de la Sociedad Civil

  • ABELUR. España
  • AsiaDHRRA. Sudeste Asiático
  • CamboDHRRA. Camboya
  • CIPCA. Bolivia
  • Comités de Solidaridad con áfrica Negra de Bizkaia. España
  • Corporación Agroecológica y Cultural Penca de Sabila. Colombia
  • Enlace Comunicación y Capacitación. México
  • Foro Rural Mundial. Internacional
  • Fundación ALBOAN. España
  • Fundación Cándido Iturriaga. España
  • Fundación Internacional de Solidaridad Compañía de María (FISC). España
  • Fundación Zadorra. España
  • HAURRALDE FUNDAZIOA. España
  • ILEIA. Holanda
  • INADES INTERNACIONAL. áfrica del Oeste
  • INTERMóN-OXFAM. España
  • IPDRS. Sudamérica Rural. Bolivia
  • IVIFA. España
  • JIVAN JYOT. India
  • LORRA. España
  • MUNDUKIDE. España
  • NEDI. Nepal
  • PROCISUR. Uruguay
  • Red para la Justicia y la Fé áfrica-Europe (AEFJN). Bélgica
  • Red Española de Desarrollo Rural
  • RELACC. América Latina
  • SEDOC. Camboya
  • SERGAL. España
  • TaiwanDHRRA. Taiwán

En presencia de

Agencias de Gobiernos Nacionales

  • Sr. V. V. Sadamate. Asesor de Agricultura de la Comisión de Planificación del Gobierno de India.
  • Sr. Laudemir André Müller. Secretario de Agricultura Familiar del Ministerio de Desarrollo Agrario de Brasil.
  • Sr. Zhang Xiaoshan. Instituto de Desarrollo Rural (RDI) de la Academia de Ciencias Sociales de China (CASS).
  • Sr. José Ignacio Olascuaga. Director de la Dirección General de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay y Coordinador Nacional de Uruguay ante la REAF.

Unión Europea

  • Sr. Antonis Constantinou. Director de Programas de Desarrollo

Organizaciones Internacionales

  • Sra. Soraya Villaroya. Responsable de Relaciones Institucionales de la Oficina permanente del IICA en Europa.

Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO)

  • Sr. Parviz Koohafkan. Director de la División Tierra y Agua. Coordinador GIASH.
  • Sr. Shivaji Pandey. Director de la División de Producción y Protección vegetal.
  • Sra. Eve Crowley. Asesora principal de la División de Género, Equidad y Empleo Rural.
  • Sr. Thomas Price. Oficial de Programas de la Oficina de enlace con las ONG y la Sociedad Civil.
  • Sr. Salomón Salcedo Baca. Oficial Principal de Políticas de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe.
  • Sr. Robin Bourgeois. Economista en la Sección de Intercambio de Conocimiento, Investigación y Extensión.
  • Sr. Javier Cruz Molina. Oficina de Enlace con las NNUU en Nueva York.
  • Sr. Angulo Urarte. Profesos asociado de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe.

Fondo Internacional para el Desarrollo Agrario (FIDA)

  • Sr. Mr. Jean-Philippe Audinet. Asesor Técnico Senior. División de Política y Asesoría Técnica.
  • Sr. Paolo Silveri. Gerente del Programa del FIDA en Argentina.

Comité de Seguridad Alimentaria

  • Sr. Noel De Luna. Presidente

Equipo de Coordinación del Grupo de Tareas de Alto Nivel sobre la Crisis Alimentaria Mundial. ONU

  • Sr. Stefano Di Gessa